La Depresión – Luis Bravo

La Depresión – Luis Bravo

Algunos de los síntomas de una persona deprimida, pueden ser el desanimo, la falta de apetito, y el sueño excesivo.

Recuerdo que en una oportunidad de mi vida, en la cual me sentía muy deprimido, quise pasar a la historia como un Shakespiare moderno, acuñando la siguiente frase:

“Soñar, Soñar, es mejor Soñar,
Porque aunque los sueños sean malos
Terminan al despertar
Pero del sueño de la vida
Solo despertamos,
Hasta que morimos”

En que estado de animo me encontraría en ese momento, de hasta talvez desear la muerte. Comparar la vida con la muerte, haciendo referencia a que es una pesadia de la cual despertamos hasta que morimos, desear mejor estar durmiendo porque si algo sale mal, despertamos y todo acabo.

Aunque la frase me sigue pareciendo interesante por lo poético de su contenido, ahora pienso de una forma diferente y se que hay una salida para los estados depresivos.

Pero ¿Que puede provocar la depresión?. Proverbios 13:12 nos dice: La esperanza que se demora es tormento del corazón; Pero árbol de vida es el deseo cumplido. ¿Tienes algún deseo o anhelo que no hayas cumplido en tu vida?, creo que todos tenemos mas de uno, y eso es bueno, porque nos esfuerza a luchar, a seguir viviendo, a tratar de alcanzar ese anhelo. Sin embargo en algunos momentos, esos anhelos pueden convertirse en obsesiones destructivas que dañan nuestra vida, y pueden llegar a convertirse en un motivo muy fuerte para estar deprimidos, sobre todo cuando vemos que por mas que nos esforzamos no podemos alcanzar ese deseo.

Yo pensaba en una oportunidad por ejemplo, que me hubiera gustado ser el rey de Inglaterra en la época en la cual dominaba casi todo el mundo, tenia que aprender a mandar, tenia que aprender Ingles, talvez hasta tenia que ir a una academia militar, como lo hace la realeza británica, pero un momento que pasa, por mas que me esfuerce, no tengo sangre real británica, ni vivimos la época en la que tenia colonias por todo el mundo, entonces ¿me deprimo porque lo que yo deseo no lo puedo alcanzar…?.

Se que a muchos les provoca risa, pero muchas veces nuestros deseos pueden estar desproporcionados en esa forma, y al ser inalcanzables y no poder alcanzarlos nunca, nos provoca depresión y desanimo a tal punto que en ocasiones nos puede llevar a pensamientos de suicidio.

En versión Dios Habla Hoy de la Biblia, encontramos la siguiente frase expresada por el rey David:

“SEÑOR, no es orgulloso mi corazón,
ni son altaneros mis ojos,
ni voy tras cosas grandes y extraordinarias
que están fuera de mi alcance”

Talvez lo que esta fuera de tu alcance es un amor platónico y eso te deprime. El rey David había aprendido el secreto que aprendió el Apóstol Pablo siglos mas tarde cuando dijo en Filipenses 4:11-13: “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Esto no lleva al segundo punto, a veces las cosas son inalcanzables y nos deprimen, pero en otras solo vemos el lado malo de las cosas y esto también nos deprime. Hay un dicho popular que dice que no hay dos glorias juntas, y en parte tiene mucha razón. En la vida siempre vamos a tener cosas a favor y cosas en contra, esto es bueno por esto y aquello, pero tiene este y este defecto.

Tu mismo que lees este articulo, y que tal vez te esfuerzas por ser lo mejor te frustras muchas veces al darte cuenta que también cometes errores. Entonces, ¿Que hacemos?. Hay otro dicho popular que dice que las cosas son del color del cristal con que se miran.

Las cosas buenas y malas, siempre van a estar ahí, pero tu puedes elegir cual de ellas mirar. Esto es como aquel ejemplo del vaso a la mitad, que para muchos esta medio lleno, y para otros medio vació. Recuerdo en una oportunidad en la cual habíamos comprado un almuerzo bufe de comida china con mi familia, yo estaba sentado a la mesa renegando porque a mi parecer nuestra situación económica no era muy buena, yo talvez quería estar comiendo ese mismo bufe pero en la Muralla China. Recuerdo que sentado a la mesa exclame luego de un suspiro: “Cuando vendrán tiempos mejores”.

De pronto sentí como si alguien me hubiera abofeteado con mucho cariño, solo para hacerme reaccionar y dentro de mi resonaron las palabras que decían: Luis, que te pasa, si estas comiendo un gran banquete y aun así piensas que estas mal”. En ese momento recibí la amonestación del Señor a mi corazón que rearguyo mi corazón de una forma muy especial, yo estaba viendo lo que no tenia y por eso no estaba disfrutando lo que si tenia.

Con esto no te digo que conviertas tu vida en un sepulcro conformista que no hace nada, se conforma con todo, y espera que todo le caiga del cielo, no, no es eso lo que Dios quiere, sigue con tus seños, lucha por ellos, pero aquí llegamos a la tercera causa de la depresión, no te afanes.

Que es el afán, yo lo definiría como un pensamiento excesivo que se apodera de nuestras mentes y nos anula para poder pensar en otras cosas, nos hace muchas veces trabajar “alocadamente” como aquel niño que con los ojos vendados comienza a lanzar “palazos” en todas direcciones para tratar de golpear la piñata y que los dulces caigan de ella. El afán va asociado a la impaciencia y la ansiedad. Hay cosas que Dios muchas veces ya tiene preparadas para nosotros, pero por nuestra impaciencia nosotros lo arruinamos.

Que útil puede ser un cuchillo de acero inoxidable con diseño especial para un ama de casa que cocina, pero que nefasto puede ser para un niño o niña de 4 o 5 años que quiera jugar con el. Dice la Biblia en Eclesiastés 3:11 que Dios lo hizo todo hermoso en su tiempo. Y dice también, que hay un tiempo para todo.

A nosotros nos toco vivir los días de la velocidad, los trasportes son más rápidos, las comunicaciones son más rápidas, las noticias nos llegan también más rápidamente, y toda nuestra vida se mueve en si, a un ritmo mayor de lo que los papas de nuestros abuelos estuvieron acostumbrados a vivir. Queremos ser millonarios a los 30 años o menos, queremos graduarnos de la universidad antes de los 25, queremos experimentar el noviazgo a los 11 0 12 años, ¿que esta pasando?.

La mayoría se han iniciado en una relación amorosa a una edad en la cual, ni ellos mismos saben lo que quieren, no hay metas para la vida como pareja, no hay afinidad de pensamientos, lo que existe en la mayoría de los casos es solamente una fuerte atracción física. Me gusta, le gusto, quiero con esa persona. No hay madurez, ni emocional, ni física, ni sentimental. Muchas veces las jovencitas se han sentido rechazadas en sus hogares y encuentran la atención y cariño en un muchacho que lo único que quiere es disfrutar su sexualidad con ella.

Les sucede lo del niño pequeño con el cuchillo, comienzan a jugar con fuego, una cosa lleva a otra, y al final terminan quemándose. Oímos de muchos abortos, la muchachita linda de la casa, ahora será mama, vemos muchas madres solteras, vemos hijos que no conocen a sus padres, o vemos padres que nunca pueden ver a sus hijos. Esto también puede llevar a las personas a depresión. Aquí tengo dos consejos que aprendí de un pastor muy querido: Numero Uno: Es mejor prevenir que lamentar; y Numero Dos, lo que puedas arreglar, arréglalo y lo que no olvídalo, ya no hay nada que hacer.

Sin embargo en muchos casos jugar con fuego no nos lleva a extremos tan malos, algunas veces las niña no queda embarazada, o no les gusto el tipo de hierva que se fumaron, tratan de corregir su vida, se apartan del mal, y eso esta bien porque dice la Biblia que “el que confiesa su pecado y se aparta, alcanza misericordia” (Proverbios 28:13), pero eso no hace que recobre su virginidad, no hace que recupere las neuronas perdidas por su adicción a las drogas, etc., hay consecuencias, quedan secuelas y un sentimiento de culpa puede invadir nuestras vidas. Palabras como: Ahora nadie te va a querer, eso que hiciste no tiene perdón, etc., resuenan constantemente en nuestra mente, y también deprimen nuestra vida.

Cuando realmente amamos a Dios y hacemos algo malo, su Espíritu Santo nos redarguye para salvación, pero también el Diablo puede venir con acusación y aprovecha esa ocasión para destruirnos. Que debemos hacer entonces, la Biblia nos cuenta que hubo alguien que dio su vida, en lugar de tu vida, la Biblia dice que todos pecamos y por lo mismo estábamos destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:9-23), sin embargo El dio lo más preciado que tenia, porque nos amo, envió a su único hijo, para que todo aquel que en el crea no se pierda, más tenga vida eterna (Juan 3:16), pero vida no es existencia, Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10), no se y no importa cual sea la causa de tu depresión, Dios si la sabe y la conoce y esta en este momento ahí contigo, talvez la causa de tu depresión sea el afán, El te dice: “por nada estéis afanosos” (Filipenses 4:6), talvez la causa es que no puedes alcanzar tus sueños, El te dice: “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:9).

Tal ves estas deprimido por tu situación económica, El te dice: “No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido. Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves? ¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su estatura un codo? Pues si no podéis ni aun lo que es menos, ¿por qué os afanáis por lo demás? Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan, ni hilan; mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe?” (Lucas 12:22-28).

Y si estas deprimido por que cometiste un pecado que talvez no solo afecto tu vida sino también la de otras personas, El te llama hoy diciendo:

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta:
aunque vuestros pecados sean como la grana,
como la nieve serán emblanquecidos;
aunque sean rojos como el carmesí,
vendrán a ser como blanca lana”.
Isaías 1:18.

Los brazos de amor de nuestro divino salvador, están hoy abiertos para ti, no importa cual sea la causa de tu depresión El esta hoy cerca de ti para ayudarte, abre hoy tu corazón a Cristo Jesús y obtén una nueva esperanza de vida. Donde quiera que estés inclina hoy tu rostro y si quieres cierra tus ojos, para hacer una oración a Dios en tus propias palabras para que El te ayude, y cuando termines y levantes tu rostro ten por seguro que no estarás igual. Jesús te Ama.

Lic. Luis Armando Bravo Santisteban
www.LuisBravo.org

El Éxito Esta En Nuestras Manos – Luis Bravo

El Éxito Esta En Nuestras Manos

La vida es solo un soplo, es pasajera; los años vienen y se van “volando” y solamente una vez podemos vivirlos. Lo que fue, ya no lo podemos cambiar; así que mejor pongamos nuestra mirada por delante; mirando más allá y construyendo nuestro propio futuro. Como dice la Biblia en Filipenses: “Olvidando lo que queda atrás…”.

Pero talvez piensas que ya haya un destino, que talvez ya haya algo escrito acerca de ti, pues también debes saber que tu puedes escoger como vivirlo. Porque podrás tener los mismos éxitos, y hasta también las mismas derrotas, porque la vida es como aquella bella rosa, que aunque hermosa, no deja de tener espinas. Sí, podrás vivir lo mismo, pero tu puedes escoger si serás feliz o amargado, si serás un derrotado o un ganador; porque aunque haya cosas escritas acerca de ti, tu puedes ser el arquitecto de tu futuro.

Recuerda a Sansón, que fue predestinado para matar a muchos filisteos, y aunque él fallo, el propósito de Dios se cumplió en él, porque dice la Biblia que en su muerte mato más filisteos que en vida (Jueces 16:30), solamente que el nunca lo disfruto porque murió aplastado en un edificio de los filisteos; pero fue el quien escogió ese final, el fue el arquitecto de su futuro, y Dios respeto su libre albedrío.

Sí, nuestras decisiones cuentan, por eso es que el Apóstol Pablo dice: “Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.” (Filipenses 1:9-11).

Y si piensas que no hay problema por lo que puedas hacer hoy y que mañana te arrepientes y ya, recuerda que no sabemos cuanto nos falta por vivir, porque la muerte siempre esta al acecho, ninguno tiene la vida comprada; por eso vivamos bien cada día, sabiendo que nunca podremos reponerlo.

Lo que se fue, ya no vendrá; los segundos siguen y avanzan sin parar, sin nunca regresar, sin nunca mirar atrás; de igual forma nosotros pongamos hacia el frente nuestra mirada, como dice la Biblia: “Puestos los ojos en Jesús…” (Hebreos 12:2); y dejemos de llorar por lo que ya ha pasado y que nunca podremos cambiar, recordando además que las Misericordias de Dios, son Nuevas cada mañana y que cada nuevo día, El nos da una nueva oportunidad. No dejemos que la acusación nos destruya. Lo que podamos arreglar, arreglémoslo y lo que no, olvidémoslo y así caminaremos hacia el éxito y la felicidad en nuestras vidas.

Lo sé, no es fácil y muchas veces cuando nos sentimos mal por algo que ya paso, desahogarse es bueno para el corazón (Ministración: El que confiesa su pecado y se aparta, alcanza misericordia, dice su palabra). A veces necesitamos hablar o llorar con alguien, pero que eso no nos atormente demasiado y nos impida ver lo bueno y lindo que hoy podamos tener en nuestras manos. Porque el éxito esta en nuestras manos si confiamos en Dios, porque sin El nada somos, ni nada podemos hacer.

Y no es el dinero lo que determinara nuestra felicidad, no son nuestros logros, ni nuestras hazañas; el éxito es: aceptarnos como somos, y ser felices con lo que tenemos (1 Timoteo 6:6-10); porque mucho o poco, siempre dependerá de quien es el que lo observa. Lo caliente para un esquimal, es frió para un hawaiano; como aquel vaso a la mitad que para alguien es medio vacío y para otro medio lleno. Claro que Dios puede darte mucha riqueza material, así como la dio a Abraham, pero fue porque primeramente, él buscaba lo celestial. (Lucas 12:31).

El éxito es además, tener felicidad aun en medio de la adversidad, y saber que aun cuando somos muy malos para lograrlo, hay alguien que nos quiere ayudar siempre, Jesucristo. “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” (Jeremías 33:3) y esto se lo dijo a Jeremías cuando se encontraba en aprietos.

Además aun las cosas incomprensibles, lo que nos parece incluso muchas veces como injusto de Dios porque nosotros le buscamos, nos ayudará para Bien, porque en todo lo malo que venga a nuestras vidas, Dios nos enseñara algo; como dice su palabra: “A los que aman a Dios, Todas las cosas les ayudan para Bien” ( Romanos 8:28).

Es por eso que el Apóstol Pablo, escribe en la carta a los Filipenses: “Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás.” Y luego los exhorta diciendo: “Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro” (Filipenses 3:1). Y más adelante vuelve a decirles: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Filipenses 4:4), aun en medio de la adversidad, el Apóstol Pablo había aprendido el secreto de la felicidad con Dios y aun cuando las prisiones y todo lo malo que le había venido era incomprensible y parecía injusto para un siervo de Dios, Dios hizo que fuera para el progreso del evangelio.

Pero si piensas que nada vale la pena, Qué nada tiene sentido, entonces recuérdate de aquel que lo dejo todo por ti, por hacerte feliz y por salvarte; aquel que lo dio todo, hasta su vida, para que tu tuvieras verdadera vida y fueras feliz; aquel que llevo tus enfermedades, que padeció tus pobrezas, aquel que siendo muy rico se hizo pobre, (Isaías 53) el si podía decir que lo que le acontecía era injusto, pero como el mismo señor Jesucristo lo dijo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Y Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.” (Juan 15:13-14). Pero el hizo todo esto porque nos ama, y para que tu y yo fuéramos enriquecidos totalmente, en nuestro espíritu, en nuestra alma y en nuestro cuerpo. Como dice su palabra: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” (3ra. de Juan 2).

Él nos llama ahora y nos quiere cambiar, si nuestros pecados fueren como la grana, dice su palabra, como la nieve serán emblanquecidos; Si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. (Isaías 1:18).

Si ya no aguantas, piensa que hay alguien que puede ayudarte y hacer tu vida diferente. Él dio su vida por ti, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16). Ahora tu ven y haz que ese sacrificio valga la pena, esfuérzate por ser el mejor, pero no te apoyes en tu propia prudencia, apóyate en Cristo Jesús y todo cambiara, (Salmo 27:14) Él es el único que nos puede dar verdadera vida y el mismo nos hace hoy la invitación diciendo:”Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.” (Juan 7:37).

Yo quiero alcanzar esa verdadera vida, como dijo el Apóstol pablo después de muchos años en el ministerio: “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.” (Filipenses 3:7-11).

Después de años y años en el ministerio, el Apóstol Pablo reconoce que aun no conocía a Dios en su plenitud y el poder de su resurrección, porque Dios es infinito y cada día podemos obtener algo nuevo de El; y anhelaba la resurrección entre los muertos, porque la resurrección de ENTRE los muertos, es solo para los hijos de Dios, mientras que la resurrección de los muertos, será en el juicio final para todos.

Yo realmente anhelo alcanzar lo mejor de Dios para mi vida, porque existe una promesa además que muchos ni siquiera morirán sino que serán arrebatados, y yo le pido a El que tenga misericordia de mi pecador; como decía uno de mis pastores que ya falleció: “ yo quiero querer” porque muchas veces ni siquiera existe el deseo ferviente en nuestras vidas de buscarle con todas nuestras fuerzas y con todo nuestro ser.

Pero y tu, que escogerás. El éxito esta en nuestras manos y Dios respeta nuestro libre albedrío.

Lic. Luis Armando Bravo Santisteban
www.LuisBravo.org

La operación de engaño de los últimos tiempos – Luis Bravo

La operación de engaño de los últimos tiempos

Hoy oímos de guerras y rumores de guerras, hay hambres, pestes, terremotos en diferentes partes del mundo, se ha multiplicado la maldad, la ciencia ha aumentado, Israel como nación vio su renacimiento en la mitad del siglo pasado, etc., etc., etc. (Mateo 24, Daniel 12, Apocalipsis).

No cabe la menor duda, y además creo que es muy evidente para todos, que el final de nuestros tiempos ha llegado y el retorno de nuestro señor Jesucristo por su iglesia es inminente. Solo aquellos que han sido segados para no ver, ni oír, ni entender, son los que no pueden percibir el cumplimiento de las señales. Como dice la palabra de Dios: “Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice: Y al oír oiréis y no entenderéis; y viendo veréis y no percibiréis; porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible y con dificultad oyen con sus; y sus ojos han cerrado…”. (Mateo 13:14-15)

Pero hay otra señal que me impacta mucho, y es la que encontramos en mateo 24:5 donde el mismo señor Jesucristo dijo: Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: yo soy el Cristo, y engañaran a muchos. Cuando nosotros miramos en el texto original, la palabra utilizada para Cristo, es Mesías; que significa: Ungido.

Vemos pues, que una de las batallas más grandes que se ha desatado contra la iglesia del final de los tiempos, es una operación de error y engaño, en donde la lucha ya no es de luz contra tinieblas manifiestas, sino de luz verdadera contra luz falsa, y solamente los que tengan el suficiente discernimiento y la guianza del Espíritu Santo, van a poder distinguir entre uno y otro.

Me impacta lo que dice en Mateo 24:5: Vendrán muchos en mi nombre; y diciendo en otras palabras: yo tengo la unción. Pero como encontramos en Mateo 7:22: Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?. Y entonces les declararé: Jamás os conocí; Apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.

Entonces, ¿Qué es lo que esta sucediendo en la iglesia de hoy en día?, Veamos ahora Judas 4: Pues algunos hombres se han infiltrado encubiertamente, los cuales desde mucho antes estaban marcados para esta condenación, impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo. (La Biblia de las Américas).

También debes saber que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos. Habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanidosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, sin templanza, crueles, enemigos de lo bueno, traidores, impetuosos, engreídos, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella. A esos, evítalos. De ellos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas pasiones. SIempre están aprendiendo, pero nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también estos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Pero no irán más adelante, porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquellos. (2 Timoteo 3:1-9).

Lo más tremendo del pasaje anterior es que dice la Biblia que tienen apariencia de piedad, fingen religiosidad y dice también que se oponen a la verdad así como lo hicieron Janes y Jambres. Y cuando nosotros vemos quienes fueron estos dos personajes, nos encontramos que eran los nombres que la tradición Judía daba a los magos de Egipto; que cuando Moisés llego ante faraón para solicitar la libertad del pueblo de Israel, y se presentaron con señales de parte de Dios, estas fueron imitadas por parte de estos dos personajes. (Éxodo 7:10-12). Moisés convirtió su vara en serpiente y ellos hicieron lo mismo.

La lucha final es pues una lucha de engaño, en donde lo malo no viene manifiesto sino viene con una operación de engaño. Porque si a un hijo de Dios se le aparece un ser horripilante, con cuernos y cola, y olor a azufre; definitivamente que lo va a rechazar, pero si viene con una apariencia piadosa, es más fácil que lo acepte, aunque venga con una operación de error.

Veamos ahora Mateo 7:15 que dice: Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. (La Biblia de la Américas). Vemos nuevamente que estos seres, tienen una falsa apariencia.

Ahora veamos lo que dice Esdras 4: Cuando se enteraron los enemigos de Juda y de Benjamín de que el pueblo del desierto estaba edificando un templo al Señor, Dios de Israel, se llegaron a Zorobabel y a los jefes de casas paternas, y les dijeron: Vamos a edificar con vosotros, porque, como vosotros, buscamos a vuestro Dios… (Esdras 4:1-2. La Biblia de las Américas). Es impresionante, la astucia con la cual actuaron los enemigos de los hijos de Dios; no opusieron resistencia, sino que se ofrecieron a edificar juntamente con ellos. Nos preguntamos entonces cuantos pueden haber hoy en día, que con doctrinas erradas, ritmos musicales, u otras artimañas, dicen que están edificando a la Iglesia, Novia del Cordero y en realidad están estorbando la obra de Dios. No es una suposición de un hombre, sino que tal y como hemos visto, es algo que el Señor nos había advertido con mucha anticipación en su palabra.

Lo más triste de todo esto, es que como dice su palabra, muchos comenzaron en el Espíritu, y han terminado en la Carne (Galatas 3:3). Es por eso que el Apóstol Pablo, exhorta a Tito y Timoteo para que guarden la sana doctrina (Tito 2:1, 1 Timoteo 1:4; 1 Timoteo 4:7) y es más, le dice a Timoteo que se cuide de el mismo (1 Timoteo 4:16), porque hasta el mismo Apóstol Pablo dijo en una oportunidad: Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema (es decir: bajo maldición o maldito) (Galatas 1:8. La Biblia de las Américas). El mismo Apóstol reconocía el peligro que existía de desviarse de la verdad, y la sana doctrina, y que el no estaba libre.

¿Pero como podremos discernir quienes son de Dios y quienes del mal?. Mateo 7:16: Por sus frutos los conoceréis. Porque de los Fariseos el Señor Jesucristo dijo: Haced y observad todo lo que os digan, pero no hagáis conforme a sus obras… (Mateo 23:3). Porque no es por lo que decimos, sino como vivimos.

Es por eso que el Apóstol Juan dice: Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo. En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios… (1 Juan 4:1-2).

Los tiempos son Finales y ya ven que ahora mismo hay muchos que se están haciendo pasar como ungidos del señor y están arrastrando a muchos, para ejemplo David Koresh, que hace unos años se suicido con sus seguidores.

Espero que esto realmente nos haga reflexionar y que no digamos a todo bienvenido (2 Juan 10-11), sino que antes podamos discernir lo que verdaderamente es de Dios y lo que no.
Luis Armando Bravo Santisteban
www.LuisBravo.org