El Éxito Esta En Nuestras Manos – Luis Bravo

El Éxito Esta En Nuestras Manos

La vida es solo un soplo, es pasajera; los años vienen y se van “volando” y solamente una vez podemos vivirlos. Lo que fue, ya no lo podemos cambiar; así que mejor pongamos nuestra mirada por delante; mirando más allá y construyendo nuestro propio futuro. Como dice la Biblia en Filipenses: “Olvidando lo que queda atrás…”.

Pero talvez piensas que ya haya un destino, que talvez ya haya algo escrito acerca de ti, pues también debes saber que tu puedes escoger como vivirlo. Porque podrás tener los mismos éxitos, y hasta también las mismas derrotas, porque la vida es como aquella bella rosa, que aunque hermosa, no deja de tener espinas. Sí, podrás vivir lo mismo, pero tu puedes escoger si serás feliz o amargado, si serás un derrotado o un ganador; porque aunque haya cosas escritas acerca de ti, tu puedes ser el arquitecto de tu futuro.

Recuerda a Sansón, que fue predestinado para matar a muchos filisteos, y aunque él fallo, el propósito de Dios se cumplió en él, porque dice la Biblia que en su muerte mato más filisteos que en vida (Jueces 16:30), solamente que el nunca lo disfruto porque murió aplastado en un edificio de los filisteos; pero fue el quien escogió ese final, el fue el arquitecto de su futuro, y Dios respeto su libre albedrío.

Sí, nuestras decisiones cuentan, por eso es que el Apóstol Pablo dice: “Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.” (Filipenses 1:9-11).

Y si piensas que no hay problema por lo que puedas hacer hoy y que mañana te arrepientes y ya, recuerda que no sabemos cuanto nos falta por vivir, porque la muerte siempre esta al acecho, ninguno tiene la vida comprada; por eso vivamos bien cada día, sabiendo que nunca podremos reponerlo.

Lo que se fue, ya no vendrá; los segundos siguen y avanzan sin parar, sin nunca regresar, sin nunca mirar atrás; de igual forma nosotros pongamos hacia el frente nuestra mirada, como dice la Biblia: “Puestos los ojos en Jesús…” (Hebreos 12:2); y dejemos de llorar por lo que ya ha pasado y que nunca podremos cambiar, recordando además que las Misericordias de Dios, son Nuevas cada mañana y que cada nuevo día, El nos da una nueva oportunidad. No dejemos que la acusación nos destruya. Lo que podamos arreglar, arreglémoslo y lo que no, olvidémoslo y así caminaremos hacia el éxito y la felicidad en nuestras vidas.

Lo sé, no es fácil y muchas veces cuando nos sentimos mal por algo que ya paso, desahogarse es bueno para el corazón (Ministración: El que confiesa su pecado y se aparta, alcanza misericordia, dice su palabra). A veces necesitamos hablar o llorar con alguien, pero que eso no nos atormente demasiado y nos impida ver lo bueno y lindo que hoy podamos tener en nuestras manos. Porque el éxito esta en nuestras manos si confiamos en Dios, porque sin El nada somos, ni nada podemos hacer.

Y no es el dinero lo que determinara nuestra felicidad, no son nuestros logros, ni nuestras hazañas; el éxito es: aceptarnos como somos, y ser felices con lo que tenemos (1 Timoteo 6:6-10); porque mucho o poco, siempre dependerá de quien es el que lo observa. Lo caliente para un esquimal, es frió para un hawaiano; como aquel vaso a la mitad que para alguien es medio vacío y para otro medio lleno. Claro que Dios puede darte mucha riqueza material, así como la dio a Abraham, pero fue porque primeramente, él buscaba lo celestial. (Lucas 12:31).

El éxito es además, tener felicidad aun en medio de la adversidad, y saber que aun cuando somos muy malos para lograrlo, hay alguien que nos quiere ayudar siempre, Jesucristo. “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” (Jeremías 33:3) y esto se lo dijo a Jeremías cuando se encontraba en aprietos.

Además aun las cosas incomprensibles, lo que nos parece incluso muchas veces como injusto de Dios porque nosotros le buscamos, nos ayudará para Bien, porque en todo lo malo que venga a nuestras vidas, Dios nos enseñara algo; como dice su palabra: “A los que aman a Dios, Todas las cosas les ayudan para Bien” ( Romanos 8:28).

Es por eso que el Apóstol Pablo, escribe en la carta a los Filipenses: “Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás.” Y luego los exhorta diciendo: “Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro” (Filipenses 3:1). Y más adelante vuelve a decirles: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Filipenses 4:4), aun en medio de la adversidad, el Apóstol Pablo había aprendido el secreto de la felicidad con Dios y aun cuando las prisiones y todo lo malo que le había venido era incomprensible y parecía injusto para un siervo de Dios, Dios hizo que fuera para el progreso del evangelio.

Pero si piensas que nada vale la pena, Qué nada tiene sentido, entonces recuérdate de aquel que lo dejo todo por ti, por hacerte feliz y por salvarte; aquel que lo dio todo, hasta su vida, para que tu tuvieras verdadera vida y fueras feliz; aquel que llevo tus enfermedades, que padeció tus pobrezas, aquel que siendo muy rico se hizo pobre, (Isaías 53) el si podía decir que lo que le acontecía era injusto, pero como el mismo señor Jesucristo lo dijo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Y Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.” (Juan 15:13-14). Pero el hizo todo esto porque nos ama, y para que tu y yo fuéramos enriquecidos totalmente, en nuestro espíritu, en nuestra alma y en nuestro cuerpo. Como dice su palabra: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” (3ra. de Juan 2).

Él nos llama ahora y nos quiere cambiar, si nuestros pecados fueren como la grana, dice su palabra, como la nieve serán emblanquecidos; Si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. (Isaías 1:18).

Si ya no aguantas, piensa que hay alguien que puede ayudarte y hacer tu vida diferente. Él dio su vida por ti, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16). Ahora tu ven y haz que ese sacrificio valga la pena, esfuérzate por ser el mejor, pero no te apoyes en tu propia prudencia, apóyate en Cristo Jesús y todo cambiara, (Salmo 27:14) Él es el único que nos puede dar verdadera vida y el mismo nos hace hoy la invitación diciendo:”Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.” (Juan 7:37).

Yo quiero alcanzar esa verdadera vida, como dijo el Apóstol pablo después de muchos años en el ministerio: “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.” (Filipenses 3:7-11).

Después de años y años en el ministerio, el Apóstol Pablo reconoce que aun no conocía a Dios en su plenitud y el poder de su resurrección, porque Dios es infinito y cada día podemos obtener algo nuevo de El; y anhelaba la resurrección entre los muertos, porque la resurrección de ENTRE los muertos, es solo para los hijos de Dios, mientras que la resurrección de los muertos, será en el juicio final para todos.

Yo realmente anhelo alcanzar lo mejor de Dios para mi vida, porque existe una promesa además que muchos ni siquiera morirán sino que serán arrebatados, y yo le pido a El que tenga misericordia de mi pecador; como decía uno de mis pastores que ya falleció: “ yo quiero querer” porque muchas veces ni siquiera existe el deseo ferviente en nuestras vidas de buscarle con todas nuestras fuerzas y con todo nuestro ser.

Pero y tu, que escogerás. El éxito esta en nuestras manos y Dios respeta nuestro libre albedrío.

Lic. Luis Armando Bravo Santisteban
www.LuisBravo.org

La operación de engaño de los últimos tiempos – Luis Bravo

La operación de engaño de los últimos tiempos

Hoy oímos de guerras y rumores de guerras, hay hambres, pestes, terremotos en diferentes partes del mundo, se ha multiplicado la maldad, la ciencia ha aumentado, Israel como nación vio su renacimiento en la mitad del siglo pasado, etc., etc., etc. (Mateo 24, Daniel 12, Apocalipsis).

No cabe la menor duda, y además creo que es muy evidente para todos, que el final de nuestros tiempos ha llegado y el retorno de nuestro señor Jesucristo por su iglesia es inminente. Solo aquellos que han sido segados para no ver, ni oír, ni entender, son los que no pueden percibir el cumplimiento de las señales. Como dice la palabra de Dios: “Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice: Y al oír oiréis y no entenderéis; y viendo veréis y no percibiréis; porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible y con dificultad oyen con sus; y sus ojos han cerrado…”. (Mateo 13:14-15)

Pero hay otra señal que me impacta mucho, y es la que encontramos en mateo 24:5 donde el mismo señor Jesucristo dijo: Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: yo soy el Cristo, y engañaran a muchos. Cuando nosotros miramos en el texto original, la palabra utilizada para Cristo, es Mesías; que significa: Ungido.

Vemos pues, que una de las batallas más grandes que se ha desatado contra la iglesia del final de los tiempos, es una operación de error y engaño, en donde la lucha ya no es de luz contra tinieblas manifiestas, sino de luz verdadera contra luz falsa, y solamente los que tengan el suficiente discernimiento y la guianza del Espíritu Santo, van a poder distinguir entre uno y otro.

Me impacta lo que dice en Mateo 24:5: Vendrán muchos en mi nombre; y diciendo en otras palabras: yo tengo la unción. Pero como encontramos en Mateo 7:22: Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?. Y entonces les declararé: Jamás os conocí; Apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.

Entonces, ¿Qué es lo que esta sucediendo en la iglesia de hoy en día?, Veamos ahora Judas 4: Pues algunos hombres se han infiltrado encubiertamente, los cuales desde mucho antes estaban marcados para esta condenación, impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo. (La Biblia de las Américas).

También debes saber que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos. Habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanidosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, sin templanza, crueles, enemigos de lo bueno, traidores, impetuosos, engreídos, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella. A esos, evítalos. De ellos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas pasiones. SIempre están aprendiendo, pero nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también estos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Pero no irán más adelante, porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquellos. (2 Timoteo 3:1-9).

Lo más tremendo del pasaje anterior es que dice la Biblia que tienen apariencia de piedad, fingen religiosidad y dice también que se oponen a la verdad así como lo hicieron Janes y Jambres. Y cuando nosotros vemos quienes fueron estos dos personajes, nos encontramos que eran los nombres que la tradición Judía daba a los magos de Egipto; que cuando Moisés llego ante faraón para solicitar la libertad del pueblo de Israel, y se presentaron con señales de parte de Dios, estas fueron imitadas por parte de estos dos personajes. (Éxodo 7:10-12). Moisés convirtió su vara en serpiente y ellos hicieron lo mismo.

La lucha final es pues una lucha de engaño, en donde lo malo no viene manifiesto sino viene con una operación de engaño. Porque si a un hijo de Dios se le aparece un ser horripilante, con cuernos y cola, y olor a azufre; definitivamente que lo va a rechazar, pero si viene con una apariencia piadosa, es más fácil que lo acepte, aunque venga con una operación de error.

Veamos ahora Mateo 7:15 que dice: Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. (La Biblia de la Américas). Vemos nuevamente que estos seres, tienen una falsa apariencia.

Ahora veamos lo que dice Esdras 4: Cuando se enteraron los enemigos de Juda y de Benjamín de que el pueblo del desierto estaba edificando un templo al Señor, Dios de Israel, se llegaron a Zorobabel y a los jefes de casas paternas, y les dijeron: Vamos a edificar con vosotros, porque, como vosotros, buscamos a vuestro Dios… (Esdras 4:1-2. La Biblia de las Américas). Es impresionante, la astucia con la cual actuaron los enemigos de los hijos de Dios; no opusieron resistencia, sino que se ofrecieron a edificar juntamente con ellos. Nos preguntamos entonces cuantos pueden haber hoy en día, que con doctrinas erradas, ritmos musicales, u otras artimañas, dicen que están edificando a la Iglesia, Novia del Cordero y en realidad están estorbando la obra de Dios. No es una suposición de un hombre, sino que tal y como hemos visto, es algo que el Señor nos había advertido con mucha anticipación en su palabra.

Lo más triste de todo esto, es que como dice su palabra, muchos comenzaron en el Espíritu, y han terminado en la Carne (Galatas 3:3). Es por eso que el Apóstol Pablo, exhorta a Tito y Timoteo para que guarden la sana doctrina (Tito 2:1, 1 Timoteo 1:4; 1 Timoteo 4:7) y es más, le dice a Timoteo que se cuide de el mismo (1 Timoteo 4:16), porque hasta el mismo Apóstol Pablo dijo en una oportunidad: Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema (es decir: bajo maldición o maldito) (Galatas 1:8. La Biblia de las Américas). El mismo Apóstol reconocía el peligro que existía de desviarse de la verdad, y la sana doctrina, y que el no estaba libre.

¿Pero como podremos discernir quienes son de Dios y quienes del mal?. Mateo 7:16: Por sus frutos los conoceréis. Porque de los Fariseos el Señor Jesucristo dijo: Haced y observad todo lo que os digan, pero no hagáis conforme a sus obras… (Mateo 23:3). Porque no es por lo que decimos, sino como vivimos.

Es por eso que el Apóstol Juan dice: Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo. En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios… (1 Juan 4:1-2).

Los tiempos son Finales y ya ven que ahora mismo hay muchos que se están haciendo pasar como ungidos del señor y están arrastrando a muchos, para ejemplo David Koresh, que hace unos años se suicido con sus seguidores.

Espero que esto realmente nos haga reflexionar y que no digamos a todo bienvenido (2 Juan 10-11), sino que antes podamos discernir lo que verdaderamente es de Dios y lo que no.
Luis Armando Bravo Santisteban
www.LuisBravo.org

¿Alguna Vez Te Haz Sentido Triste y Solo? – Luis Bravo

Alguna Vez Te Haz Sentido Triste y Solo? – Luis Bravo

Alguna vez te haz sentido triste y solo, que no hay quien te entienda, ni comprenda lo que estas pasando, y que en lugar de ayudarte terminan regañándote o como se dice en nuestro lenguaje común: terminan dándote más palo.

O talvez alguna vez algo no te salió como tu querías y te sientes frustrado, que llego el fin del mundo o de tu vida y que no hay solución a lo que te sucede; sí, aunque suene un poco dramático, hay momentos en la vida en los que nos sentimos de esta manera, y es muy deprimente. Pero no te preocupes, que a todos más de alguna vez nos ha pasado lo mismo, te soy sincero, hay oportunidades en las que quisiera regresar mi vida como si se tratara de un juego electrónico donde pierdes y puedes volver a intentarlo. Sí, me gustaría regresar y no cometer los mismos errores, pero en fin, todos sabemos que esto no se puede, así que lo mejor que podemos hacer es olvidarlo y seguir adelante. Además, lo más importante es aprender de todo esto, y tratar que no nos suceda nuevamente.

Como te dije antes, no eres el único que ha pasado por esto, me impresiono mucho cuando leí que grandes hombres de la Biblia, también pasaron por momentos difíciles, de frustración y desconsuelo, en los que incluso, hasta desearon la muerte.

Tal vez tu hayas oído del profeta Elías (1 Reyes 19), creo que es, el que más conocemos de los que desearon la muerte, aunque te diré que hasta Moisés el libertador del pueblo de Dios, en algún momento también deseo morir (Números 11:15).

Pero volviendo al Profeta Elías, luego de aquella gran victoria en el monte, donde derroto y aniquilo a cientos de profetas falsos de Baal, sale huyendo de una sola mujer, Jezabel, que ejercía un mal gobierno en aquellos tiempos sobre Israel (Matriarcado = Maldición). Cuenta la Biblia que luego de caminar durante todo un día por el desierto, llega a un arbusto, donde pidió a Dios morirse.

Solo, empolvado, fatigado, con miedo, huyendo, sin nadie que pudiera ayudarlo, que se yo que más sentía, ahí estaba el profeta Elías. ¿Te extraña esto?, ¿el profeta Elías?, ¿el gran hombre de Dios?, ¿el que hizo que no lloviera por tres años de parte de Dios?, ¿el que había acabado con cientos de los falsos profetas de Baal?, sí el mismo, ahora huía de una sola mujer y le pedía a Dios morirse.

Pues bien, como un buen padre de amor y misericordia que sabe comprender nuestras debilidades, porque así dice su palabra (Hebreos 4:14-16), nuestro Dios envió su auxilio divino y ofreció una comida a Elías que le alcanzo para caminar 40 días con sus noches, que como todos sabemos 40 es numero de prueba y tentación, hasta llegar a Horeb, el monte de Dios, donde Dios se le manifestó.

Luego vemos que aquel hombre que pensó que su fin había llegado, le toca hacer el llamado al ministerio a otro de los más grandes profetas que Israel tuvo, el Profeta Eliseo; y es más, el profeta Elías, es de los pocos de la Biblia que no vio la muerte, porque Dios lo arrebato en carros de fuego.

Yo imagino que al ver su vida hacia atrás, aquel profeta de Dios sonreía al recordar su petición debajo de aquel arbusto en el desierto, aquel que había deseado la muerte, que creía que había llegado su fin, no sabia que Dios tenia grandes planes para su vida y un gran trabajo que aun tenia que realizar.

Imagínate si le paso a este gran hombre de Dios, como no nos va a pasar a nosotros en algún momento de nuestras vidas, de sentirnos tristes, solos, desconcertados, sin esperanza y tantos sentimientos similares más.

Afortunadamente aunque nosotros estamos sujetos a angustias y tribulaciones como todas las demás personas, tenemos un Dios muy grande que esta de nuestro lado, no por ser hijos de Dios no nos van a alcanzar las tribulaciones, pero la diferencia con la demás gente, es que nosotros tenemos alguien de nuestro lado que nunca nos deja. “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”, dijo el Señor Jesucristo (Mateo 28:20) y en otra oportunidad dice también: “En el mundo tendréis aflicciones, pero confiad, que yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades (Jesucristo), sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. (Hebreos 4:15-16) como dijo el Apóstol Pablo: “Si Dios es por nosotros, quien contra nosotros.” Lo único que tenemos que hacer es clamar a El, y El nos responderá. (Jeremías 33:3). Recuerda, Jesucristo nos Ama.

Luis Armando Bravo Santisteban
www.LuisBravo.org